Hace 2 años los abogados Nicolás Oszust, Juan Pablo Godoy Vélez y Juan Pablo Lunger con el patrocinio letrado del Dr. Nahuel Altieri presentaron un amparo ante la justicia contencioso administrativa con el fin de que se declare la emergencia administrativa, presupuestaria y de seguridad e higiene en la Justicia Nacional del Trabajo.

Dicho amparo contó con la adhesión de 1200 profesionales y las tres expresiones sindicales de trabajadores del fuero.

En el texto del amparo se reclama la adopción de las medidas necesarias para el correcto funcionamiento de los juzgados del fuero laboral, así como su instalación en ámbitos seguros y sanos de trabajo tanto para empleados, funcionarios, abogados y justiciables. Se señala que con la presente acción pretenden concluir con una gestión judicial colmada de inacciones e incumplimientos que vulneran de manera notoria derechos constitucionales.

A lo largo del texto se detalla la falta de insumos para el personal judicial y las condiciones de hacinamiento y de inseguridad tanto para los concurrentes como el personal que allí se desempeña. Además de solicitarse la inmediata entrega de insumos para el adecuado desempeño de los juzgados del Fuero también se exige que el Consejo de la Magistratura de la Nación realice los concursos necesarios y/o eleve las ternas al Poder Ejecutivo a fin de que con la mayor celeridad posible de designen jueces titulares en los juzgados vacantes.

Otros de los pedidos fue el de una medida cautelar consistente en que la Corte Suprema reasigne y envíe las partidas presupuestarias necesarias para que el Consejo y la Cámara del Trabajo, en su carácter de Superintendencia del Fuero, realice las adquisiciones necesarias para el desarrollo del trabajo normal de un juzgado, tales como la compra de resmas o la instalación de impresoras.

El amparó quedó radicado en el juzgado de la Dra. Rodríguez Vidal quien rechazó el amparo por la forma por no tratarse de una cuestión urgente, consideró la magistrada se debería recurrir por la vía ordinaria ya que el fondo de la cuestión (La paupérrima situación edilicia, administrativa y de seguridad e higiene) era y es innegable.

La magistrada sostuvo que en el supuesto de que fuera admitida la tutela preventiva en los términos solicitados, se derivarían los mismos efectos que los que resultarían de la sentencia definitiva favorable sobre la cuestión de fondo que constituye el objeto del presente litigio”, señaló la magistrada.

En el medio de todo, la Corte había dispuesto en junio la intervención del fuero del Trabajo y la creación de 90 nuevos cargos. Por ello Rodríguez Vidal explicó que ese anticipo “se manifiesta inaceptable” cuando en el caso “no se advierte que el mantenimiento de la situación de hecho pueda influir en el dictado de la sentencia o convierta su ejecución en ineficaz o de cumplimiento imposible”.

A pesar de este revés judicial en la actualidad un grupo de abogados laboralistas siguen trabajando, desde la soledad de sus despachos, para continuar peticionando ante las autoridades para que la justicia nacional del trabajo pueda ser reconstruida para seguir cumpliendo con su fin primordial que es la defensa del trabajador.

Hace unos meses atrás el Poder Ejecutivo Nacional por medio del Decreto 682/2018 aceptó la renuncia de la juez Claudia Rodríguez Vidal.

A DOS AÑOS DEL AMPARO PARA DECLARAR LA EMERGENCIA DEL FUERO DEL TRABAJO

AMPARO JUDICIAL
20/05/2018
Nahuel Altieri - Laboralista
www.altierilegal.com