Como si estuvieramos llevando adelante una economía de guerra afinamos el lápiz y con la calculadora en mano llevamos a cabo la readacción de una lista de los gastos que un estudio jurídico afronta mes a mes. Es por eso que dedicamos algunas líneas a éste tipo de tópicos que no escapa a ningún profesiona del Derecho. Algunos llevan sus gastos anotados en una Moleskine y otros (Más tecnológicos) lo llevan una planilla de Excel.

Tener presente al momento de que se nos regulen los honorarios.

1.- Pago de la matrícula anual del CPACF: $3.600*.

2.- Pago de la matrícula anual en un colegio profesional dentro de la Provincia de Buenos Aires: $9.200*.

3.- Pago de la Caja de Abogados de la Provincia (Estamento 100): $52.000*.

4.- Pago del alquiler de una oficina de 20 metros cuadrados en la zona de capital con un alquiler promedio de $6.000* mensuales y expensas a un valor promedio de $1.500* dan un total anual de $90.000* por año.

5.- Pago mensual de una factura de luz del estudio de $700* da un total anual de $8.400*.  

6.- Pago mensual de una factura del agua corriente del estudio de $500* da un total anual de $6.000*.  
7.- Pago mensual de una factura de teléfono e internet de la empresa Telecom de $1500* da un total anual de $18.000*.
8.- Pago mensual de una factura de telefonía celular (Plan de factura cerrado) de $ 800* da un total de $ 9.600*.

9.- Pago mensual en concepto de gastos de librería (Resmas, sobres, pegamento, fotocopias, etc.) da un promedio mensual de $1.000* y un promedio anual de $12.000*.

10.- El pago de un tóner para una impresora láser tiene una duración de casi 3 meses. Tiene un valor promedio de $3.000* y un valor promedio anual de $12.000*. 

11.- El pago de tareas de diligenciamiento, gestoría, trámites de cadetería, pago de CD (Cuando el cliente no puede abonarlo), consulta de informes comerciales y los gastos de movilidad cuando el cliente está impedido de movilizarse por sus propios medios son gastos variables según cada estudio jurídico, pero no por eso hay que excluirlos de los gastos mensuales. Podríamos ponderarlo en unos $5.000* mensuales lo cual llega un gasto total anual promedio de unos $ 60.000*.

12.- En caso de estudios jurídicos que tienen expedientes de ART que tienen que afrontar los estudios médicos de manera privada cuando el juzgado los concede y el cliente no puede costearlos o no tiene obra social también es algo variable, pero podemos hacer una estimación mensual de unos $3.500*, lo cual llegaría a un gasto anual de $42.000*. A veces los estudios solicitados por el perito son muchos y bastante costosos, con lo cual el presupuesto mensual queda muy lejos de los $3.500* mensuales estimados.

13.- Como decía Couture en el punto I de su decálogo el abogado debe estudiar porque el Derecho se transforma constantemente y si uno no sigue sus pasos cada día se es menos abogado. Siguiendo este consejo del procesalista uruguayo gran parte de los abogados deben comprar libros o participar de cursos. A ésta costumbre podríamos materializarla en un gasto mensual promedio de $1000*. Lo cual nos lleva un gasto anual de $12.000*. Nada de tratados, congresos costosos o posgrados. Apuntamos a un actualización económica e inteligente a la hora de costear estos gastos.

14.- A todos estos gastos no sumamos los impuestos tales como ganancias, monotributo, impuesto al cheque, ingresos brutos, bonos y demás cuestiones ya cada estudio es un mundo aparte. También existen colegas que contratan seguros de mala praxis o seguros de vida ya que los abogados no cuentan con ART.

Si hacemos una suma total de los rubros contemplados dentro del listado podemos concluir que mensualmente un abogado promedio tiene un gasto de $27.900* y un gasto anual promedio de 334.800*.

En un mundo laboral cada vez más competitivo, con juzgados que tardan una eternidad en dictar sentencias, con las tasas de interés que fija la CNAT (Las cuales están lejos los verdaderos índices de inflación), con colegios profesionales que sólo se dedican a recaudar y a no cuidar al profesional que lo financia solo podemos llegar a una conclusión: LA ABOGACIA ES UN VERDADERO SACERDOCIO.

 

*Advertencia: Teniendo en cuenta que el país vive hace más de 10 años en una economía inflacionaria es probable que los valores mencionados hayan aumentado al final de la lectura de éste artículo.

¿CUÁLES SON LAS GASTOS QUE TIENE UN ABOGADO PARA EJERCER LA PROFESIÓN?

GASTOS PROFESIONALES
20/05/2018
En un economía recesiva e inflacionaria la profesión de abogado se ve agobiada por una serie de gastos que se deben afrontar para poder abogar por los derechos del trabajador. Toda ésta situación se desenvuelve dentro de una fuero laboral colapsado donde el dictado de sentencias y la regulación de honorarios se hace cada vez más desesperante
Nahuel Altieri - Laboralista
www.altierilegal.com.ar